Blogia
Una sola noche

Pastoral

Me cuentan mis padres que cuando yo era muy pequeño, no me podía dormir si no me ponían todas las noches el cassette (¿qué tiempos, eh?) con la Sinfonía nº 6 "Pastoral" de Beethoven. Mi madre le puso letra a la melodía del último movimiento, y me la cantaba para dormir. De tanto escucharla una y otra vez, la cinta acabó rompiéndose...
Hoy han vacunado a María del Mar, y estaba un poco potrosilla esta noche. Le he puesto el quinto movimiento de la sinfonía, y le he contado por qué era tan especial para mí. Yo sabía que esto pasaría, que enseñaría a mis hijos las músicas que han marcado mi vida. Me ha entrado un escalofrío de emoción.
Ella atendía mis palabras, como consciente de que lo que le decía era importante. Y se ha calmado.
Bona nit.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

El hombre deshabitado -

Antes de irme a dormir he seguido "husmeando". De nuevo ha vuelto la emoción, ¿sabes que me evoca un cuento?
"Ella atendía mis palabras, como consciente de que lo que le decía era importante. Y se ha calmado."
Que palabras y que situación tan hermosa, me recuerda mis sensaciones leyendo a Saint de Exupéry. Exacto: aquel día, lloviznando en un tren parado camino de Valencia leyendo un pasaje de "el principito". No busques razones por esta asociación, simplemente ha surgido, como la magdalena en Proust. "los misterios de la mente son insondables".
Gracias por llenar por un momento mi vacio.
El hombre deshabitado
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres